Este loft en Ámsterdam es el reflejo del amor por el arte de sus propietarios

Este loft en Ámsterdam es el reflejo del amor por el arte de sus propietarios

Lo primero que hicieron Hans Dietvorst y Jochen Runkel al tomarse un año sabático de la industria de la moda, en la que llevaban tres décadas trabajando para marcas como Calvin Klein y Tommy Hilfiger, fue reacondicionar su segunda casa en el sur de Francia. A partir de entonces, el diseño de interiores se convirtió […]

Lo primero que hicieron Hans Dietvorst y Jochen Runkel al tomarse un año sabático de la industria de la moda, en la que llevaban tres décadas trabajando para marcas como Calvin Klein y Tommy Hilfiger, fue reacondicionar su segunda casa en el sur de Francia. A partir de entonces, el diseño de interiores se convirtió en su trabajo diario. Esta condición pareció marcar su destino, pues tres años más tarde comenzaron de cero como consultores en su propio estudio de diseño afincado en Ámsterdam. Allí viven en este loft de 235 metros cuadrados especial por su amplitud, la altura de sus techos –de 4.5 metros– y una cierta rigidez industrial. Cuenta con una terraza en la azotea diseñada para su antiguo propietario por el neerlandés Bastiaan Jongerius. “Blanco, elegante y fuera de lo común en lo que respecta a los lofts tradicionales. Su arquitectura tiene un factor de modestia, semejante a la del Tate Modern de Londres, uno de nuestros museos preferidos”, cuentan los actuales propietarios.

Los disen?adores Dietvorst y Runkel conservaron el patio, que favorece la sensacio?n de intimidad al dividir el espacio en tres a?reas ma?s pequen?as: sala de estar, de unos 85 m2, cocina y comedor. Al fondo, conjunto de comedor de palisandro del disen?ador dane?s Erik Wørts.
Los disen?adores Dietvorst y Runkel conservaron el patio, que favorece la sensacio?n de intimidad al dividir el espacio en tres a?reas ma?s pequen?as: sala de estar, de unos 85 m2, cocina y comedor. Al fondo, conjunto de comedor de palisandro del disen?ador dane?s Erik Wørts.

Con un espacio así, uno podría caer en la tentación de ocupar los ambientes con todo tipo de mobiliario. Sin embargo, Dietvorst y Runkel optaron por una distribución limpia, que reflejara a la vez pragmatismo y una notable inspiración en el mundo del arte, en especial la fotografía, que viste las paredes junto a pósters impresos en alta calidad y algo de arte abstracto.

Imagen de las escaleras que conducen a la zona de dormitorios y oficina. En el centro, un aparador de palisandro de los an?os60, del disen?ador dane?s Arne Vodder, comprado en la galeri?a de arte vintage Morentz; silla The Wood Chair, de Marc Newson; y la?mpara Callimaco, del disen?ador italiano Ettore Sottsass.
Imagen de las escaleras que conducen a la zona de dormitorios y oficina. En el centro, un aparador de palisandro de los an?os60, del disen?ador dane?s Arne Vodder, comprado en la galeri?a de arte vintage Morentz; silla The Wood Chair, de Marc Newson; y la?mpara Callimaco, del disen?ador italiano Ettore Sottsass.

La vivienda también juega con la idea de ‘dejar espacio’, por ejemplo, en la zona de escaleras que dirigen a los dormitorios, donde impera la geometría y la mezcla de materiales. O en el patio, que proporciona transparencia y una sensación interior/exterior. “Lo importante de un ambiente no es lo que es, si no lo que puede llegar a ser. Quisimos realzar la personalidad de cada objeto sobre las paredes blancas, que además acentúan la calidez de los diferentes tipos de madera”.

La sensacio?n de unidad tambie?n se aplica en la planta superior, que alberga el dormitorio y la oficina.
La sensacio?n de unidad tambie?n se aplica en la planta superior, que alberga el dormitorio y la oficina.

Tanto la habitación principal como el lugar de trabajo esta?n decoradas con obras de artistas como Bruce Weber, Steven Meisel o Michael Dweck, y tambie?n con fotografi?as hechas por el propio Dietvorst.
Tanto la habitación principal como el lugar de trabajo esta?n decoradas con obras de artistas como Bruce Weber, Steven Meisel o Michael Dweck, y tambie?n con fotografi?as hechas por el propio Dietvorst.

Referenciar los estímulos artísticos que educaron el ojo de estos dos hombres es una de las premisas dominantes en la vivienda. El secreto lo encuentran, pues, en conseguir un equilibrio entre inmensidad e intimidad. “Todos los detalles se unen en el interior; los muebles y las obras de arte tienen la misma línea gráfica, se conectan entre sí y se vuelven visualmente uno solo. Son espacios atemporales”.

ETIQUETAS:
  • Decoración
  • Diseño
  • interiorismo